Composición Ayto.
Datos de Interés
Localización
Solicitar Información
Anuncios Oficiales y Telefonos de Interés
Historia y Monumentos
Breve historia de Abanto
Escudo y Bandera
Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción
Ermita de San Fabián y San Sebastián
Ermita de San Esteban
Lugares Destacados
Nuestro Pantano
Castillo y Molino
Fuente del Hostal y otros
Festividades
San Antón
San Fabián y San Sebastian
San Blas
San Juan
San Esteban
Pardos
Fiestas y Localización
Asociación Amigos de Pardos y Fotos actuales
Pardos y su ojo
Pardos, Ruta del Cid
Peirón e Hitos Cidianos
Ermita de San Antón y de Santa Catalina (Pardos)
Progreso y Desarrollo
Canteras de Marmol
Links, Foro y Libro de Visitas
Conoce nuestras Peñas
Firma en la web
Foro de Abanto
Links de interés

 

La investigación en castillos ha puesto de manifiesto la complejidad y perfección del sistema de atalayas y fortificaciones existente en las actuales provincias orientales de Castilla, sobre todo Soria, las comarcas occidentales de Aragón. Todo ello formaba parte de un aparato militar considerablemente mayor, que se extendía desde Toledo hasta la línea que desde Tudela alcanzaba los desfiladeros del Gállego y el Flumen, por el Norte de las Cinco Villas, y Huesca, para llegar después a la Barbitaniya.

A la nómina considerable de fortalezas, torres y atalayas musulmanas conocidas entre el eje Gormaz-Mezquitillas, y el límite oriental de la actual provincia de Soria, hay que añadir un buen número de castillos, generalmente pequeños, situados en los valles de los afluentes del Jalón, o en las orillas de este mismo río. Su función no sólo consistía en defender los pasos y caminos, sino que servían a la vez como lugar de pernocta a los ejércitos califales que con regularidad efectuaban aceifas contra los reinos y condados del norte peninsular, especialmente el reino de Pamplona. El castillo de Pardos, es un caso curioso de fortaleza de torres separadas sobre crestones rocosos paralelos, que sólo podría ser comparado con el de Alcaine, en Teruel.

Esta construcción preexistente fue reutilizada por los musulmanes, quienes edificaron allí una pequeña torre de mampostería, que posteriormente fue convertida en palomar. Al otro lado de la vaguada, se encuentra otra torre de mampostería más robusta, y un grosor de sus muros de 1,30 m. De planta regular, su altura es de 6 m. y 4,6 m. de anchura.

Muy poca es la documentación que se tiene de este lugar destacado de nuestra localidad. Estamos haciendo todos los esfuerzos posibles para intentar localizar algún dato o alguna reseña sobre este antiguo lugar. Por el momento a continuación les mostraremos una foto del Abanto antiguo en la que puede observarse la Torre del casi desaparecido Castillo de Abanto.

 
Muralla Ciclópea

En la falda de un cerro alargado de calizas, se asienta Pardos. En lo alto de este cerro o espolón, en dirección NO-SE, es rebajado y cortado al SE por el barranco y en su cima, al NO, por un foso evidentemente artificial, sobre uno de cuyos lados se levanta la muralla de Abanto, que podemos calificar de ciclópea por sus sillares de más de dos toneladas.

El tramo de muralla del foso presenta un pequeño quiebro en planta, dirigiéndose 8 metros desde el NE y tras sobresalir 70 cm. hacia el NO continúa otros 13 m. La anchura media en esta zona es de 2 metros estando formada la cara exterior por dos grandes bloques de caliza y la zona interior por piedras de menor tamaño asentadas con barro. Los bloques exteriores presentan hacia el foso una cara más plana y más irregular hacia el interior.

Los restos de cerámica celtíbera que se muestran esparcidos por las cercanías de la muralla, sugieren la época en la que presumiblemente se construirían el foso y la muralla.
Esta construcción preexistente fue reutilizada por los musulmanes, quienes edificaron allí una pequeña torre de mampostería, que posteriormente fue convertida en palomar.

Molino de Abanto

Destacar cabe también el Molino de Abanto, que en tiempos se realizaban tanto harina como piensos para animales, y en la posguerra era donde se realizaba la harina y trigo para pan. La gente de Abanto iban con mulas para moler el trigo y centeno para los animales. Al lado del Molino aparece la balsa, ya que era con la fuerza del agua con la que se movían las piedras para hacer funcionar el molino. Este molino era propiedad de una familia, pero posteriormente, con la adquisición de la propiedad, otra familia fue la encargada de hacer funcionar el molino, insertando un nuevo motor de gasóleo, que facilitó las tareas y la velocidad del molino. En la actualidad se encuentra deshabitado

Página de inicio